sábado, 6 de octubre de 2012

¡Me conquistó el Teatro Victoria!

octubre 06, 2012 0 Comments

Por alguna razón que aun no entiendo, la muerte tiene el poder de reunir familias. Es un asunto que siempre viene a mi mente cuando toca ir a un funeral. Al menos en mi familia es así. Recientemente mi mama y mis tíos perdieron a una tía política y el destino nos llevo al pueblo donde nació mi abuela materna. Lo que paso allí no lo cuento, muchos deben conocer el orden de los eventos.

Terminados los asuntos que nos llevaron a Humacao, mi esposo y yo le pedimos a mi primo que nos llevara a ver el pueblo. Para mi visitar un pueblo siempre incluye ver la plaza, la iglesia y otros lugares icónicos. En fin, que ¡me conquistó el Teatro Victoria!

El Teatro Victoria es una estructura que se construyo aproximadamente para el año 1918. Me provoco tanta nostalgia verlo, me pareció hermoso aun cuando no esta abierto, esta en parte pintado. Fue tan inspirador que hasta unas líneas le escribí, ya veremos como terminan….


Perdí la cuenta del tiempo que me tomo ir desde el puerto de San Juan a esta ciudad, fueron muchas horas de oscuridad que terminaron al cruzar de un puente. Comenzaron entonces a aparecer ante nosotros las luces y los sonidos, ¡nos acercamos al pueblo!, grito otro forastero.  El camino de tierra se adoquinaba, mientras el sonido de las patas del caballo era más ensordecedor.

Y llegamos pues a la plaza del pueblo, con sus faroles tenues, pero encandecidos por la música que provenía del Teatro Victoria, que en medio de la noche lucia imponente en su color ladrillo. 

Desde que salí de mi país no había visto tantos colores y tantas mujeres. Cada uno de los tres pisos y sus respectivos balcones eran una espectáculo por si solos. Un caballero aquí, una bailarina allá. 
El primer nivel me recordó los templos masónicos, con sus losas blancas y negras tan sobrias y elegantes. Con su inmensa lámpara colgante en cristales y piedras, se paseaban las gentes más gentes de la sociedad.  Por Elsie Y. Jiménez

Puedes estar en mis recuerdos, pero no en mi presente ni futuro

Tu recuerdo sigue aquí, como un aguacero Rompe fuerte sobre mi, pero a fuego lento Quema y moja por igual, y ya no se lo que pensar ...